Pequeño elefante transneptuniano

20140207-205747.jpg

Mi elefante espera. Negativo de dibujo a lápiz sobre papel opalina, por Evelyn Moreno.

No hay literatura sin secreto. Pero si después de las palabras ¿encontramos otro secreto? ¿Otro conjunto de planetas? Se trata de las palabras de Martha Riva  Palacio dibujadas en espirales, curvas ascendentes y descendentes, parábolas, lúnulas y grafos que develan el secreto de Ana, casi la protagonista.

Pequeño elefante transneptuniano sugiere su propio secreto a la pregunta ¿qué hay después de la muerte?, ¿quién nos espera?: ¿un pequeño elefante transneptuniano?, ¿una ballena cósmica? o ¿una Osa Mayor jugando con una madeja de cometa?

Ana y el desdoblamiento o la muerte lleva implícita la conciliación: quizá el elefante se muerde la trompa y entonces todo vuelve comenzar: Ana lanzada por la trompa del secreto-elefante. Al final, la muerte es regresar al cosmos porque en vida somos separados de él. Ana, o el yo lírico de este poema, nos trajo un pequeño elefante columpiándose en una telaraña de aire.

Los secretos tienen su propia preñez. El secreto de Martha Riva Palacio arrojó a un elefante transneptuniano a un cosmos de papel.

Pequeño elefante

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s